¿Por qué el gato no deja de maullar?

maullidos excesivosLos felinos tienen por norma maullar, y es que es su manera de comunicarse con nosotros y de reclamar nuestra atención. Pero, ¿qué pasa cuándo se tiran toda la noche sin dejar de maullar? Estos maullidos excesivos pueden acabar repercutiendo en la salud del dueño y en el bienestar del gato.

Por las noches, los gatos no entienden que es tu momento de descanso y es bastante habitual que reclamen nuestra presencia arañando la puerta del dormitorio y maullando sin fin. Aquí os dejamos algunas recomendaciones para evitar que esta situación no acabe con vosotros.

Razones para maullar

Lo primero que deberemos hacer será descubrir el por qué de estos maullidos. Puede que nuestro gato se sienta hambriento, esté enfermo o quiera jugar, así que presta atención a su lenguaje corporal e intenta descifrar las razones de sus maullidos.

El celo también puede ser una de las causas fundamentales a tener en cuenta.

Algunas soluciones para acabar con los maullidos excesivos

Dependiendo del motivo que mueva a nuestro felino, nos podemos encontrar con algunas soluciones muy sencillas y que se nos habían pasado por alto:

  • Limpiar la caja de arena del gato. Los felinos son seres muy limpios y que odian que su caja de arena esté llena de excrementos, así que recuerda vaciar su ‘baño’ todas las noches y no te olvides de echarle un vistazo a la caja a lo largo del día.
  • Castra o esteriliza a tu felino. Cuando se encuentran en celo, las gatas suelen maullar para atraer a otros gatos, en cambio, los machos suelen hacerlo para responder a la petición femenina o para reclamar a su dueño que les ‘deje salir’.
  • Acostúmbrales a horarios fijos. Si adapta a tu mascota felina a un horario, logrará acostumbrarse a comer a una hora determinada, sin quejas en forma de maullidos de por medio. Si les dejas algo de comida por las noches, evitarás que te despierten aullando de hambre.
  • Entretenlo y cánsalo. Sobre todo cuando son muy jóvenes, los gatos necesitan jugar y divertirse para hacer ejercicio y cansarse. Si maúllan acercándonos sus juguetes, ya sabes lo que tienes que hacer. Si no sabes la edad de tu gato, aquí te dejamos un post para que la descubras.

Finalmente y si pese a todo esto, el problema persiste, lo mejor que es que acompañes a tu gato al veterinario, pues podría estar sufriendo algún tipo de enfermedad y maullar de dolor.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *