Mantis flor del diablo: una especie atípica

La Idolomantis diabolica, conocida popularmente como mantis flor del diablo, es la especie de mantis religiosa de mayor tamaño, llegando a alcanzar los 13 cm de longitud. Pertenece a la familia de los mantodeos, la cual engloba más de 2450 tipos de insectos repartidos por casi todo el mundo. Esta clasificación se ha tenido que adaptar evolutivamente a las trabas y obstáculos de la madre naturaleza mediante cripsis. Esta técnica consiste en mimetizarse con el entorno cuando se sienten amenazadas o cuando intentan cazar a sus presas. Por ello esta maravilla del mundo animal presenta morfologías diversas que se asemejan a flores y hojas. 

A pesar de ser la única del género Idolomantis, cabe destacar que también se incluye en la familia Empusidae con otras 27 especies de mantodeos. Estas se caracterizan por ser insectos largos que presentan un aspecto casi alienígena, con un protórax en forma ovalada y unas extremidades con apéndices aplanados. La cabeza está compuesta por tres partes esenciales: los ojos, las antenas y las mandíbulas. Asimismo, el aparato ocular de este invertebrado está formado por células fotorreceptoras, que le ayudan a percibir su entorno de forma más correcta. 

mantis flor del diablo

Las idolomantis tienen el aspecto perfecto para poder mimetizarse con hojas y material vegetal, ya que cuentan con un patrón de rayas verdes y blancas. Por otro lado, sus extremidades se caracterizan por presentar unos tonos rojizos y azulados con bordes negros. A medida que estas maravillas de la naturaleza crecen, desarrollan unos apéndices cada vez más pronunciados. El protórax presenta una elongación en forma de escudo, que hace que parezca una hoja seca. 

Aspectos a tener en cuenta de la mantis flor del diablo

Alimentación de la mantis diabólica

Por lo que respecta a los hábitos alimenticios de esta especie, hay que tener en cuenta que son carnívoros, basando su dieta principalmente en insectos pequeños. Entre los más comunes encontramos: insectos voladores como las moscas, polillas, mariposas o escarabajos. Cabe destacar que probablemente la mantis religiosa no es un invertebrado con grandes habilidades de caza, por lo tanto, evitan especies que contengan veneno o que consideren un peligro para ellas, como por ejemplo: abejas o avispas. 

Reproducción

Las mantis flor del diablo estarán listas para reproducirse después de 2 o 3 semanas, cuando ya hayan realizado la primera muda (cambio periodico de la parte más externa de los tejidos que recubren el cuerpo de un insecto). A diferencia de la mayoría de especies del mundo animal, son las hembras las que muestran sus carácteres sexuales dimórficos para atraer a los machos. Estás colocan su abdomen de una forma especial y levantan sus alas, liberando feromonas para llamar la atención de sus pretendientes.  

idolomantis diabolica

La cópula suele durar bastante tiempo, ya que los machos tardan bastante en acoplarse. Cuando esto ocurra, la hembra tendrá el suficiente material genético para completar dos ootecas (masas de huevos) con 40 individuos en cada una. Asimismo, esta mantis con aspecto de flor pueden poner más de 5 ootecas a lo largo de su vida. Esta especie practica el llamado canibalismo sexual, donde el macho termina siendo devorado por la hembra mientras se reproducen, como forma de obtención de nutrientes. 

Vida en cautiverio

Desgraciadamente, cada vez son más las personas que deciden tener animales exóticos como mascotas. En este caso, la mantis flor del diablo es un insecto muy solicitado debido a su belleza y rareza, sin embargo requiere de muchos cuidados. Las variables principales que hay que hay que tener en cuenta son: 

  • Temperatura: necesitan temperaturas bastante altas ya que son originarias de territorios con climas cálidos. Durante el día, el terrario debe estar a 28-35 grados, pudiendo bajar a los 18 grados por al noche 
  • Terrario: para un ejemplar necesitaremos como mínimo un terrario de 30x30x30 centímetros de largo, alto y ancho. La instalación debe presentar rejillas metálicas en la parte superior para asegurar una correcta ventilación y para que no se formen capas de moho en el sustrato. 
  • Humedad: requiere unos niveles de humedad medios de entre el 40 y 50%. Se pueden lograr pulverizando el sustrato con agua una vez a la  semana. 
  • Ambiente: se debe intentar reproducir las condiciones naturales de esta especie para su correcto desarrollo y reproducción en cautividad. Lo recomendable es dotar al terrario de ramas y hojas para que la mantis pueda colgarse en el momento de la muda. Por otro lado, la fibra de coco o la tierra universal son sustratos perfectos para este particular insecto. 
  • Alimentación: debes intentar suministrar el mismo alimento que ingieren en condiciones naturales. El 90% de la dieta debe estar compuesta por moscas. Las ninfas pueden alimentarse de Drosophila (especie de mosca muy pequeña), sin embargo los ejemplares adultos necesitan presas más grandes.  
mantis flor del diablo

La Idolomantis es un insecto que posee hermosos colores, los cuales pueden variar entre negro, azul, morado, blanco, verde y marrón. Es posiblemente la especie de mantis más rara, peculiar y extravagante que existe, por ello cada vez más se está criando en cautiverio como mascota. Sin embargo, el mantenimiento de esta especie requiere de muchos cuidados, por lo que debe reservarse a terrariófilos expertos, capaces de reproducir las variables de su hábitat natural con exactitud (humedad, temperatura, vegetación). 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *