Gatos y embarazadas

toxoplasmosisSiempre se ha hablado de que las mujeres embarazadas deben tener especial cuidado en no contraer una enfermedad denominada toxoplasmosis. Esta patología es originada por un parásito microscópico llamado ‘toxoplasma gondii’ y aunque se trata de un trastorno leve en los sistemas inmunológicos fuertes, puede ser peligroso en las embarazadas, ya que puede llegar a la placenta del bebé.

¿Cómo se contrae la toxoplasmosis?

Aunque la principal causa de contraer esta enfermedad se halla en el consumo de carne infectada, cruda o poco cocinada, también se halla en fruta, vegetales, aguas o tierra contaminada. Dentro de esta última, entra el factor gatuno, pues la arena de los gatos es muy susceptible de contaminarse por este parásito.

Aquellas personas que toquen la arena contaminada y luego se lleven las manos a la nariz o la boca, pueden contraer la toxoplasmosis.

¿Nos deshacemos del gato?

Es cierto que las heces de los gatos son un foco de toxoplasmosis, pero eso no quiere decir que sea necesario deshacerte de tu mascota. Tomando unas cuantas precauciones extra, podrás convivir de forma totalmente segura con tu felino si tú o tu pareja queda embarazada.

Pautas a seguir:

  • Para evitar que nuestro minino se infecte de toxoplasmosis, aliméntalo con comida especial para gatos o dale restos de comida que esté bien cocida, así evitarás que coma carne cruda o poco hecha.
  • Es primordial que otra persona sea la encargada de limpiar la caja de arena del gato y que además, lo haga diariamente. Este paso reduce el riesgo de infección, pues las excreciones no son infecciosas hasta que pasan 24 horas. Si no hay otra opción y debes ser tú la que limpie la caja, asegúrate de usar guantes desechables y lávate muy bien las manos después.
  • Mantén a tu mascota en casa y procura que no salga al exterior, así te asegurarás que no cace presas que pueden estar infectadas, como pájaros o ratones.
  • No traigas gatos nuevos a tu casa mientras estés embarazada y tampoco juegues con otros que encuentres en la calle.
  • Procura que el gato no se acerque al mostrador o al banco de la cocina donde comes.

Ahora ya sabes que no es necesario abandonar a tu mascota si te quedas embarazada. No te prives de su compañía y disfruta.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *