Evitar intoxicaciones involuntarias en nuestras mascotas

productos toxicos para nuestras mascotasA veces nos olvidamos que llevamos ciertos productos en nuestro bolso o cartera, que pueden ser altamente perjudiciales en caso de ser ingeridos por nuestras mascotas. Procuramos mantenerlos alejados de los peques de casa y los guardamos, aunque sin mucho énfasis en la mayoría de ocasiones.

Lo que no tenemos en cuenta muchas veces, es que un perro o un gato pueden llegar perfectamente a las zonas altas y arrasar con un cierre o gancho sencillo, y más si los dejamos solos en casa y se encuentran inquietos y/o ansiosos.

Productos tóxicos para nuestras mascotas

Algunos de los productos que son muy peligrosos para nuestros animalitos de compañía son:

El gel antiséptico. Tan de moda en los últimos años y que no suele faltar en el bolso de los más escrupulosos que buscan una limpieza rápida, efectiva y sin necesidad de agua. Pero, ¿qué ocurre si nuestro perro se come el contenido de estas botellitas? El contenido en etanol (alcohol) es tan elevado que causaría una intoxicación etílica de forma inmediata y debería ser llevado de inmediato a un veterinario para ser tratado de urgencia.

Cigarrillos de tabaco. Un gato o un perro de tamaño más pequeño, pueden llegar a morir tan solo ingiriendo 3 cigarrillos, que son suficientemente tóxicos para provocar su muerte. Otros productos relacionados, que son muy perjudiciales, son los chicles o parches para dejar de fumar y los líquidos de los cigarrillos electrónicos, todo ello cargado de nicotina, una sustancia muy tóxica para los animales.

Inhaladores. Los asmáticos y alérgicos suelen llevar siempre a mano un inhalador en caso de crisis y es bastante común poder encontrarlo en todos los bolsos y algunos cajones del hogar, como medida de precaución. Pero si un perro muerde y logra agujerear uno de estos inhaladores, los potentes medicamentos de que están compuestos podrían poner en peligro su vida.

Caramelos o chicles sin azúcar. El xilitol que contienen algunos de estos dulces, en sustitución del azúcar, es otro de los productos tóxicos para nuestras mascotas. Con tan solo una pequeña cantidad de esta sustancia, el animal puede experimentar síntomas como temblores, debilidad y convulsiones. Ante la sospecha de una intoxicación, se debe llevar al animal de compañía de forma inmediata al veterinario.

Ser cuidadosos con nuestras cosas y alejar estos productos de aquellos seres que están a nuestro cargo, ya sean niños o mascotas, nos permitirá ahorrarnos más de un disgusto.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *