Cuidados básicos de un conejo doméstico

adoptar un conejoLos conejos están convirtiéndose en una de las mejores opciones para tener una mascota en un espacio reducido, como un piso o casa pequeña. Además, se tratan de animales dóciles, que proporcionan mucha compañía y no generan demasiado trabajo, por lo que adoptar un conejo viene siendo algo habitual durante los últimos años.

Existen numerosas razas, con distintos pelajes, tamaños y características, por lo que podremos elegir acordes a nuestras preferencias y las necesidades del animal. También, dependiendo del espacio donde vivamos, nuestra mascota podrá vivir en una jaula o en una zona habilitada para ellos.

Pasos para cuidar a un conejo

  1. Antes de adoptar un conejo, deberíamos llevar al animal al veterinario para asegurarnos de que este no tenga parásitos intestinales. Un análisis de heces descartará posibles enfermedades.
  2. La jaula de nuestro conejo debe estar siempre limpia, los excrementos deben retirarse a diario y al menos una vez por semana, deberemos limpiarla a fondo y desinfectarla adecuadamente.
  3. Una de las características más personales de los conejos, es que los dientes les crecen de forma continuada, por lo que deben masticar mucho para que estos se desgasten y no les crezcan los dientes en exceso. Heno, madera, ramas de árboles, pueden ser materiales para ser roídos por nuestro animal de compañía.
  4. El cepillado del pelo es muy importante, debiendo llevarse a cabo con una frecuencia que depende de la raza de nuestro conejo y la longitud de su pelo. Si los cepillamos al menos 3 o 4 veces a la semana, prevendremos que nuestras mascotas generen bolas de pelo en el estómago.
  5. Los conejos ya dedican tiempo a su propio aseo, por lo que el baño no entra dentro de sus rutinas. Sin embargo, en días muy calurosos, podemos refrescar la zona de sus orejas y nuca. Si en un momento dado, estos se ensucian en extremos, se puede recurrir a un baño en seco.
  6. Necesitan ejercicio y ser liberados unas horas al día para que los conejos puedan correr y moverse con libertad. Mucho cuidado con los objetos que puedan encontrarse a su paso y los desperfectos que puedan causar con sus dientes.

Por último, no descuides su alimentación y no te olvides de sus vacunas, así mantendrás a tu mascota fuerte y sana. ¿Te animas a adoptar un conejo?

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *